viernes, 6 de marzo de 2009

Primavera.



El polvo dormita entre espadas de sol,
afiladas.

El azul del cielo, brillante,
molesta a la vista como lámpara de mercurio.

Inesperadas golondrinas llueven
sobre bocas sedientas y la tierra,
inundada de espera,
pinta su rostro con nubes derretidas.

Se aleja la nostalgia.
La vida muere por vivir.

Las flores desnudas se van de parranda con la codicia y la miseria.

Una ventana de luz se abre,
es temprano en la mañana
y la noche es hiedra florecida en mi rostro.

lpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog eliminó los dibujos, favor reestablecer