jueves, 18 de junio de 2009

Galante Picaflor.


Exhibe el pistilo como su más preciado trofeo
en su espada de gladiador,
brillante,
afilada como astilla de ébano.

Sólo su polen buscaba, pero ella abrió sus pétalos
para ofrecer su esencia como chorro de luz.

La orquídea no se resistió ante tan sensual aleteo.
Ahora él se pavonea rebosando ostentación.

lpo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog eliminó los dibujos, favor reestablecer