martes, 16 de junio de 2009

Los Haitises.



Zona vedada, escenario de saqueo,
avaricia y desenfreno.
No sirven sus cavernas con pictografías y petroglifos, 
sólo son garabatos.

Ni su flora con especies catifoliadas; la cabirma santa, el cedro, la ceiba,
el copey, las orquídeas y los manglares rojos y blancos,
podemos vivir sin ellas.

Tampoco la jutía, el selenodonte y otras especies endémicas.
Con la más alta pluviometría de las Antillas,
los haitices, tierra mil veces humillada 
por la ambición desmedida
y la mirada indiferente de los políticos.

lpo.

4 comentarios:

  1. Piña, si no puedo evitarlo, pues mi poder esta junto al pueblo que lucha y se esfuerza en esta causa contra la cementera en la zona de amortiguamiento, moriran muchos, y tambien los haitises moriran.

    ResponderEliminar
  2. El pueblo tiene todo el poder para evitar la construcción de la Cementera...a los pobladores de la zona hay que buscarle otras soluciones de empleos.
    Gracias por comentar, amigo Rone.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Se me hace difícil decidir qué me gusta más, si tus poemas o tus dibujos.

    ResponderEliminar
  4. Mi alegría es doble, querida amiga Sheila....un abrazote.

    ResponderEliminar

El blog eliminó los dibujos, favor reestablecer