miércoles, 9 de noviembre de 2011

Gaza.



Semillero de indigentes
regado con sangre.

Largometraje del odio ajeno.

Paredón humano, donde una piedra
a veces vence a una ojiva.

Allí donde el ser humano no sonríe,
no bosteza, le mutilaron las ganas.

Donde el tiempo se detuvo
en el lugar equivocado
y un misil lo acribilló.

Yo no sabía que en nombre de Dios
se podía matar tantos niños.

Gaza, franja ciega donde la tecnología
no es tan precisa.

lpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog eliminó los dibujos, favor reestablecer