lunes, 19 de diciembre de 2011

Ciego.



Bosteza el deseo en sus ojos henchidos 
de luz, 
polvareda de sol se asienta en sus pupilas.

No quiere darle espacio al tiempo, 
desea desflorar su juventud sobre tierra anegada 
de hambre,
pero la espesa oscuridad le impide divisar el horizonte 
a plena brasas del día.

!Maldita ceguera!

Tanta claridad se escurre entre mis dedos 
y no puedo ver mis manos 
mojadas de su mirada.

lpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog eliminó los dibujos, favor reestablecer