lunes, 5 de diciembre de 2011

Distancia.



Entonces partí
con mis ausencias.

El viento en mi espalda,
herido por dardos eternos.

Mi aliento entrecortado;
pálido,
fugaz.

Partí con el mar en los ojos; azul, profundo, inagotable.

El camino condujo mis pasos
derritiéndose bajo mis calzados de luz.

Sólo la distancia es testigo
de mi dolor.

lpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog eliminó los dibujos, favor reestablecer