lunes, 12 de marzo de 2012

Corazón.


Tengo llovizna para una cabellera ensortijada,
manos de alfarero experto para unos senos redondos,

brazos agrestes para un cuerpo frágil, desnudo.

Tengo tristeza trasnochada,
prisas sin esperas,
alegría sin motivo aparente.

Unos ojos que por ella son río y un corazón vuelto súplicas.

lpo.

El corazón cuando uno le hace caso se convierte en un dictador impenitente con derecho reservado. Sabe como mover los hilos, presionar donde duele. Tiene la virtud de decir siempre la verdad, que muchas veces es dura de acatar...lpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog eliminó los dibujos, favor reestablecer