martes, 15 de mayo de 2012

Triste Lamento.



Un llanto quebrado interrumpe la noche,
el aliento del alba enciende
silencios.

Desnudas quedan mis expectativas y mis poemas
olvidados en borrosos apuntes sobre hojas sueltas,
en una gaveta destartalada, húmeda,

a plena intemperie.

Sin amor,
no hay nada que hacer.

lpo.

Aroma De Su Piel.



Como ventisca sigilosa su fragancia entra
por los tragaluces de la sala y se pega, 
cual lapa translúcida, en las paredes de mi casa,
en la humedad de mi respiración.

Es brisa fría, triste, agobiada, 
tenedora de confesiones prófugas 
que se escabulle por las rendijas 
de la inconsciencia porosa de mi voluntad.

Está donde menos lo espero:
en los meandros de mi orgullo, 
en la cascada de mis pretensiones, 
en la espumosa esencia de yodo y sal.

Su aroma de piel es sello ineludible, 
resaca de alba, 
rumor etílico.

Pasó de su piel a la mía y ahora es compinche fiel 
de mis secretos más sórdidos.

lpo.

Una Página De Mi Diario.



El día no se quiere levantar,
no soporta el reumatismo.
Las noches vacías, de resaca excesiva y eterna,
ya imponen sus efectos.

Aquellas lluvias trajeron estos lodos.

No tiene planes, el alba se quedó sin brillo.
Las horas no vuelan 
y el sol enjuga sus lágrimas.

Pero a nadie le importa, 
ni al frío, ni al dolor, 
ni al pesado yunque del silencio.

Mi toalla está ahogada en hastío, 
el lado izquierdo de mi cama está planchado.

¿Sería buena consejera la soledad?

Ahora la mañana sonríe 
mientras me tomo una taza de café caliente,

buenos días.

lpo.

Cada día es un reto fácil…sólo tenemos que aprovecharnos de sus defectos... lpo.

Gotas.



Gotas elásticas, tímidas, deshidratadas,
no quieren caer.
Se deslizan lentamente por un sendero vacío, tenebroso, 
camino del ocaso. 

Gotas temerosas, descoloridas, flácidas, turbias, 
mensajeras de miserias y de la mugre,
precipitadas en la inconsciencia.

Como diluvio; no de lluvia, no de mar, no de río, no en cascada.

Sólo gotas heridas por la avaricia y el desenfreno, 
como lágrimas de sangre incolora 
en los ojos de mirada pasmada, atónita, 
de aquel hombre clavado a una cruz.

Gotas de angustia, perdón y olvido. 

lpo.

Piel vestida de madrugada lluviosa, resbaladiza, saboreando un rocío triste, melancólico, arraigado en el tiempo, envejecido.
Entonces… ¿para qué dejarse aconsejar del rencor?...lpo.

La Querella De Un Ángel.



Al principio me deleitaba mirando
esa juguetona burbuja de jabón, 
transparente, 
liviana.

Al principio el mar y el cielo
se confundían en un eterno abrazo.
Ahora una capa de niebla espesa, maloliente, 
es sábana tiznada sobre las cordilleras de cedros,
caobas, robles, yagrumos.

Al principio la ira de las nubes y montañas 
eran descargas luminosas, deslumbrante,
del desahogo de la natura.
Ahora son destellos programados,
son relámpagos dirigibles con cabezas nucleares.

Ahora como al principio
sigo mirando la misma burbuja de jabón 
con un forro radiactivo,
borroso, 
con manchas de hollín y futuro incierto.

Ya puse la querella ante Dios. 

lpo.

Big Bang.



Su voz firme, autoritaria,
exige espacio forrado con follajes de viento y luz.

Quiere sembrar fantasías, astros y flores silvestres,
en la nada impenetrable.

Quiere expandir su estallido, por el derecho a la vida,
en un corazón rebosante de integridad,
de fe, de justicia, de entereza,
convicciones y principios.

lpo.

Casita De Hojalata.



La casita de hojalata, amarrada con trapos,
está construida sobre el mismo corazón de un alud de lodo 

a punto de derramarse. 

La temperatura del agua del arroyo es el único cambio percibido,
ahora está fría,
a pesar de que su cauce es de lágrimas, tristeza y congoja.

Las visitas son escasas como las golosinas, 
pero esta vez la opulencia se hizo presente 
con un cuerpo abundante y vestimenta ridícula, 
un señor barbudo con un saco lleno de promesas 

diciendo que estamos en navidad.

lpo.

Así Somos.



Dicen por ahí que somos solo borrasca, 
pasto en pradera agreste, 
gaviota solitaria; sin mar, sin acantilados.

Viento en el desierto, leve quejido, 
aliento de muerte, 
pero no es así.
Somos verdad impetuosa en monte salvaje, en jungla voraz.

Sudor de luz, 
silencio excitante, 
día en pleno estío.

Así somos desde hace tiempo.

lpo.

Piñatas.



1-Parranda.

Una ventana de sol se abre.
Son las 10:00 a. m.
y la noche es hiedra florecida en mi cara.

2-Primavera.

Mariposas dormitan en la brisa
y llueven sobre la montaña.

3-Sequía.

Una gota de esperanza humedece sus manos,
pero aún su mirada se pierde
en el cielo claro.

lpo.