martes, 15 de mayo de 2012

La Querella De Un Ángel.



Al principio me deleitaba mirando
esa juguetona burbuja de jabón, 
transparente, 
liviana.

Al principio el mar y el cielo
se confundían en un eterno abrazo.
Ahora una capa de niebla espesa, maloliente, 
es sábana tiznada sobre las cordilleras de cedros,
caobas, robles, yagrumos.

Al principio la ira de las nubes y montañas 
eran descargas luminosas, deslumbrante,
del desahogo de la natura.
Ahora son destellos programados,
son relámpagos dirigibles con cabezas nucleares.

Ahora como al principio
sigo mirando la misma burbuja de jabón 
con un forro radiactivo,
borroso, 
con manchas de hollín y futuro incierto.

Ya puse la querella ante Dios. 

lpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog eliminó los dibujos, favor reestablecer