miércoles, 11 de julio de 2012

No me arrepiento.



El amor tiene cara de hereje,
no hay dudas,
me derretí en sus labios
como escarcha somnolienta.

Sé que algunos esquemas quedaron atrás,
pero no me arrepiento.

Y permanecí varado ante su fuente de vida,
y amanecí en la intemperie con mi paño de lágrimas,
y mis principios mutilados,
y mi orgullo en pedazos,
y nada de donde aferrar mi ego,
y lo repito, no me arrepiento,

esa boca vale la pena.

lpo

Está bien que sí.



Está bien que sea tu plan piloto,
tu globo de ensayo,
o la parte prominente de tus opciones,
además del sujeto de tus atrevimientos.

Está bien que zozobre por tus despeñaderos,
por los vericuetos de tu sonrisa
y me arrastre el sutil aleteo de tus caprichos.

Está bien que me calmen tus prisas
y me pliegue ante la supremacía de tus labios.

Pero no eres el non plus ultra, juez y parte,
ni la célula madre
y tampoco tienes la autoridad de la cosa
irrevocablemente juzgada.

Está bien que sí, pero no.

lpo.

!Claro!



Me arrogué el privilegio
de escribir el prólogo de sus besos,
eliminar gazapos,
corregir entuertos,
cotejar cronológicamente mis proezas.

Me atribuí la gloria de pautar el ritmo de su pasión,
editar su impaciencia y disipar sus dudas.

Soy el único responsable de su falta de apetito,
lapsus mentales,
ojeras,
y sólo mi rúbrica se encuentra anclada en su corazón.

Todo con su anuencia !claro!.

lpo

lunes, 2 de julio de 2012

Insomnio.



Parece que la noche
le cerró la puerta a la mañana.

El tiempo se ofrece en trizas,
la casa es enorme y la voz del silencio
alborota la calle.

Antón chéjov y Juan Bosch
están dormidos en mi escritorio,

no encuentro mis espejuelos.

Ahora comprendo a las lechuzas,
a los políticos y a las serpientes.

lpo.


2 comentarios:

Sheila dijo...Una noche de insomnio puede resultar muy productiva.Abrazos.

leandropiña dijo...Así es amiga Sheila,
a veces en una noche sin dormir
encuentras la fórmula para seguir durmiendo.
Un abrazo querida amiga...lpo.