lunes, 2 de julio de 2012

Insomnio.



Parece que la noche
le cerró la puerta a la mañana.

El tiempo se ofrece en trizas,
la casa es enorme y la voz del silencio
alborota la calle.

Antón chéjov y Juan Bosch
están dormidos en mi escritorio,

no encuentro mis espejuelos.

Ahora comprendo a las lechuzas,
a los políticos y a las serpientes.

lpo.


2 comentarios:

Sheila dijo...Una noche de insomnio puede resultar muy productiva.Abrazos.

leandropiña dijo...Así es amiga Sheila,
a veces en una noche sin dormir
encuentras la fórmula para seguir durmiendo.
Un abrazo querida amiga...lpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog eliminó los dibujos, favor reestablecer