miércoles, 11 de julio de 2012

No me arrepiento.



El amor tiene cara de hereje,
no hay dudas,
me derretí en sus labios
como escarcha somnolienta.

Sé que algunos esquemas quedaron atrás,
pero no me arrepiento.

Y permanecí varado ante su fuente de vida,
y amanecí en la intemperie con mi paño de lágrimas,
y mis principios mutilados,
y mi orgullo en pedazos,
y nada de donde aferrar mi ego,
y lo repito, no me arrepiento,

esa boca vale la pena.

lpo

2 comentarios:

  1. ir hasta el fondo, sin dolor ni presión que lo evite, porque tu dolor duele y las bocas que valen la pena, también duelen. Síguenos llevando hacia el abismo profundo de lo que importa ser dicho o escrito en algo que merece ser llamado: Poesía.

    ResponderEliminar
  2. Gracias estimado amigo y maestro...para mi es un gran privilegio leer tu comentario.Un abrazo

    ResponderEliminar

El blog eliminó los dibujos, favor reestablecer