viernes, 12 de octubre de 2012

Como Cada Enero.



Me llueve su ausencia,
la distancia es muda
y el tiempo se ha convertido
en analfabeta terminal.

Las palabras se han quedado en el tintero,
sólo son páginas de brisa rezagada.

Su cercana lejanía golpea mi cara
en ventosa retahíla de recuerdos.

Sus promesas viajeras ya no vuelan
y en mi agenda está su silencio
cada inicio de enero.

lpo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog eliminó los dibujos, favor reestablecer