jueves, 24 de enero de 2013

Asueto.



Una lluvia de azabaches prensados
apaga la tarde y el tiempo gime.

Los besos humedecen las plumas
de lechuzas embarazadas.

¿Qué pretende la gloria que en su boca se anida?

La noche perezosa siguen de asueto
y el día,
apenado,

ofrece sus excusas.

lpo.

1 comentario:

El blog eliminó los dibujos, favor reestablecer